viernes, 28 de diciembre de 2007

Los políticos nacionales se instalaron en la Seis de Marzo (fuente el universo.com seccion el gran guayaquil )



La variedad atrae al público, que puede elegir un muñeco desde $ 20 hasta $ 200.

Vistiendo una pantaloneta con los colores de la bandera de Guayaquil y unos guantes de boxeo, el alcalde Jaime Nebot golpea en el rostro al presidente Rafael Correa, quien también luce un calzoncillo verde fosforescente con el número 35. Ambos se muestran musculosos. Los años viejos son obra de Gastón Peralta.

Esta es una de las varias representaciones elaboradas en monigotes en la calle Seis de Marzo y que muestran la pugna que han mantenido ambas autoridades.

Es que la política nacional ha sido la pauta para, en al menos doce puestos, mostrar la dedicación que le han dado sus artesanos para representar a estos y otros personajes.

En unos sus facciones y gestos están bien elaborados, en otros las frases o posiciones dan a entender al público de quien se trata como la figura del asambleísta Álvaro Noboa, líder del Prian, quien está arrodillado y con las manos abiertas.

En su pecho luce la frase “¡Oh Dios, ya que no me diste la presidencia... al menos concédeme la evasión tributaria y hacerles (aquí la frase se interrumpe con el dibujo de unos huevos de colores) en la Asamblea...”.

La figura de León Febres-Cordero, líder del Partido Social Cristiano (PSC), apoyado en un bastón que tiene la forma de 6, se exhibe en la intersección de la calle Brasil.

A su lado está Correa y una frase: “Señores del PSC, entiendan de una vez que ya se les terminó la teta”.

Mientras que en la esquina de Gómez Rendón se exhibe un monigote del Presidente y un letrero que dice: “Correa comenzó la revolución de la des-ratización”.

Bajo el muñeco hay seis ratas negras, elaboradas de papel, con los nombres del PRE, Pacifictel, IESS, Congreso, Prian y PSC. Estas rodean a una rata blanca que, según su creador Galo Velasco, representan a “la gente que tiene plata, pero que también es rata”.

El maestro Alejandro Barahona, quien se dedica a diseñar años viejos pero solo de políticos, dice que estos son los de mayor demanda.

Igual que Barahona, el maestro Ramón Bravo entre sus años viejos hizo a Correa con guayabera y sobre un taxi, en alusión –dice– al subsidio del gas a los taxistas.